Cargando...

TRANSITAR EN EL LENGUAJE, EL ROL DEL SUPERVISOR DE EFECTOS VISUALES

Para adentrarse en la comprensión de los VFX, desde el oficio y la técnica, es primordial definir la figura del Supervisor o Director de efectos visuales. Entendiendo a éste como la cabeza de un aparataje que, al interior del caballo de Troya que es el proceso de realización de VFX en una producción audiovisual, debe lograr una ilusión poderosa, discreta o espectacular, que cumpla con el imaginario que cada obra le propone y luchando contra las imposibilidades que la realidad y el presupuesto imponen a directores, productores y sus relatos.

El supervisor de efectos visuales es el profesional que dirige y revisa la producción de todas estas ilusiones en pantalla, realizadas con tecnologías digitales. Su tarea, enmarcada sobre todo en el área del laboratorio y la posproducción, va generalmente relacionada a la coordinación de actividades y dirección del cuerpo técnico y creativo, relacionado a la realización de efectos visuales en una producción. Además, está presente y ayuda en la dirección y la filmación de las secuencias que involucran VFX durante el rodaje. Transita entre el lenguaje técnico y artístico, para comunicar la naturaleza del proyecto a su equipo y materializar las ideas del director. Junto con el director de fotografía define cómo se debe realizar el montaje de los efectos visuales en set y para la cámara.

En Chile, un destacado Supervisor de Efectos Visuales es Juan Cristóbal Hurtado: Comunicador audiovisual que partió como montajista y se aproximó poco a poco a la postproducción más dura, corrección de color, VFX, diseño de flujos. Ha trabajado como Director de Efectos Visuales en series de televisión como “Sitiados”, producida para TVN por Promocine y Fox International Channels, en las dos temporadas de “El Reemplazante” y en “Los Archivos del Cardenal”. Además, es fotógrafo y camarógrafo, ámbito que en algunos proyectos debe combinar con su rol de Director de Efectos. Aplicando todos estos talentos se hace camino en un oficio nuevo, que en una etapa mas bien experimental, se posiciona poco a poco en la industria audiovisual.

Si tuviéramos que definir qué son los efectos visuales, comprendidos desde el mercado global y, también, desde una perspectiva local y cercana a la actividad que se realiza en nuestro país ¿Cómo lo definirías desde tu experiencia?

Los efectos visuales son cualquier cosa que ocurra en la imagen en movimiento o video, que ves que está ocurriendo en pantalla pero que en realidad no ocurrió cuando fue filmado y tiene algún grado de integración digital. Todo el mundo entiende que si Godzilla camina por la ciudad realmente eso no ocurrió. En el caso de las explosiones, algunas pueden mostrarse frente a la cámara y haber ocurrido con efecto especial –no digitalmente-. En la realidad chilena no hacemos Godzilla, pero hay distintos mercados. En publicidad se hace harto de eso pero, cortito y no integrado en secuencias más largas como en una película, no tienen continuidad o no están integradas dentro de una narrativa, una estética, un mundo. Después tenemos la televisión, las series tienen bastante efecto visual, desde los balazos hasta cosas más complejas como extensiones de set, donde, por ejemplo, se filma en una calle y se extiende el set con croma para quitar de la imagen a la gente que pasa. Después está el otro mercado que es el cine, bien parecido a la televisión pero con un estándar más alto y ambicioso. La gran mayoría de los efectos que se hacen en Chile son para series de televisión y son la mayoría bastante simples, cromas, sobre todo.

Tú no sólo trabajas realizando efectos en postproducción, si no que en varios proyectos desempeñas una función más compleja, la de Supervisor o Director de Efectos Visuales ¿Cuándo, para qué y cómo funciona este rol?

El supervisor de efectos visuales se entiende y justifica cuando hay proyectos de gran envergadura, donde se van a hacer muchos efectos, hay que coordinar equipos, hay que hacer diseños de efectos. Por ejemplo, si tienes una serie histórica y hay que construir digitalmente el set, construir en 3D modelos, o hay que diseñar un efecto para una toma compleja, sacar fotografías para integrarlas después en el matte paint, etc. Alguien tiene que coordinar eso, aunando un criterio estético, un hacer artístico. De hecho, comprende desde entender la paleta de color que tiene que ver con dirección de arte y foto, hasta liderar un equipo. Decidir quién trabaja, quién no, qué va a hacer cada persona y en qué tiempo. Acá en Chile uno hace de productor también, estás metido en todo, pero tiene que ver con coordinar esa área, supervisar o derechamente dirigir ciertas tomas porque el supervisor sabe dónde va a estar cada cosa, estás ayudando al director y al director de foto. El supervisor de VFX está en la preproducción, con el diseño, después en rodaje si es que hay que supervisar toda esa parte y luego en la postproducción trabajando con el equipo.

O sea el supervisor de VFX acompaña todo el proceso de la película…

Claro, en películas grandes que tienen mucho efecto tiene que ser así. Si es menos, uno está un rato en la pre pero, entras y sales, vas viendo. También está el imaginario de que es uno solo el que hace todo esto, no es así. Esta disciplina es altamente especializada, es post producción de alto rendimiento, por decirlo de alguna manera más técnica. Entonces el generalista no es bueno haciendo todos los efectos, hace cosas simples. Si tú necesitas un edificio 3D, hay un especialista para eso, como hay un especialista en partículas o vidrios. Hay otro que es especialista en componer. Si vas a hacer una película sobre el espacio, el dibujante que hace matte paint es especialista en eso pero, si la película es realista y de naturaleza, es otro el especialista. No es una persona que hace todo.

Entonces ¿Cómo es el flujo de trabajo para el supervisor o director de VFX a lo largo del rodaje? Con todo lo que involucra el proceso de realización de efectos visuales, sus especificidades, etapas, la comunicación con tu equipo técnico y el de la película o serie.

Primero te llega un guión, lo lees, lo desglosas, parecido a lo que hace el asistente de director, pensando, “ya , aquí puede ser con matte paint, aquí croma, aquí se puede usar 3D”. Te empiezas a imaginar un poco cómo pueden hacerse las escenas y tomas notas para preguntar cómo piensan hacer ellos cada escena. Tienes conversaciones con el director y el productor sobre cómo quieren realizar. Se hace una bajada y se genera un primer presupuesto, se baja a la realidad el presupuesto, porque generalmente se piensa que va a costar cien cuando en realidad cuesta diez. De ahí cuando dicen, “ya, estás dentro del el proyecto”, empiezas a trabajar con el equipo técnico, con el director de foto, con el asistente de dirección, se traza el storyboard, parecido como trabaja el director de foto. Estás en la mesa con ellos, en Sitiados, por ejemplo, estuve toda la preproducción sentado en la mesa con ellos mientras se leía el guión. Te van preguntando cómo hacer cada cosa y uno se va con tareas para la casa.

Directores y productores chilenos han comenzando a considerar los efectos visuales como una herramienta válida para contar sus historias, sin embargo, ha sido un proceso paulatino, lento y con algo de desconfianza ¿A qué se debe esto?

Hay todavía temor hacia el efecto visual, que no resulte, que no quede bien. Estamos acostumbrados que en rodaje se filma y podemos ver los resultados en el momento, si quedó bien o mal. Esto de tener que esperar, la incertidumbre y el tener que confiar en este equipo de gente que resuelve los VFX, son las principales barreras que hay en este minuto. Los directores saben que pueden hacerlo y cuál es la oferta pero, conversando con directores eso es lo que te dicen, “Bueno y quién me asegura que esto va a quedar bien”. Ese es el principal temor. Después, lo otro, es que da la sensación de que es muy caro, “¿Tengo que meter a alguien más en la pre producción?. No estás loco… O alguien más en rodaje, es muy caro…”. La verdad es que no, lo que hace en realidad es abaratar los costos porque se sabe a priori lo que hay que hacer, entonces la filmación es más rápida, etc. Tiene un costo, pero el valor que le agrega al producto es mucho más que lo que pusiste. Si pusiste cien, el producto sube en quinientos. Y como te digo, no lo puede hacer un generalista, porque por lo general te piden “ya, hazlo tú todo”. No, no se puede. Es como decirle a un director de foto que haga todo él.

Participaste como Director de VFX en “Sitiados”, serie de televisión de TVN sobre el sitio de Villarica en la Guerra de Arauco, una coproducción chilena con Fox. Fue un proyecto de gran envergadura, donde los efectos visuales jugaron un rol importante ¿Cómo fue tu experiencia?

Aprendí mucho, todos los que estuvimos ahí aprendimos bastante. No es muy distinto a lo que uno ha hecho, sino que es todo más. Aunque haya un presupuesto más alto igual te dicen que no, porque todos quieren más, todos piden más. El estándar es súper alto en calidad, uno tiene que trabajar de manera muy realista, decir qué es lo que realmente se puede hacer y qué no, y dentro de los tiempos y el presupuesto. Esa es parte importante de la pega del supervisor, decir, esto va a resultar o no dado el tiempo, el presupuesto y las condiciones que tenemos. Con la gente de Fox, lo que ocurría y se hacía bastante complejo era que habían muchos productores, entonces había que hablar con mucha gente. La parte de la coordinación humana era bien compleja, porque además estaban en otro país. Eso era lo esencial, que te entendieran lo que tú querías hacer y tú entender lo que ellos querían, ponernos de acuerdo.

Rompamos la magia, ¿Cuáles son las principales técnicas que se usaron en la serie? ¿Qué efectos visuales tiene?

“Sitiados” principalmente lo que tiene son Matte Paint. Esa técnica es, antiguamente, fondos pintados a mano. Hoy en día se hace de distintas formas en digital. Aquí el fuerte –De Villarica- en realidad estaba puesto en Santiago, pero se suponía que estaba en la Araucanía, cada vez que hay una toma en el fuerte y se ve un entorno natural, eso es digital, está puesto digitalmente pero son tomas grabadas para la serie. Lo principal era eso, con croma, sin croma, con movimiento, sin movimiento. También algunos freshers y drones con machtmove, cada capítulo tenía uno o dos drone con matchmove, planos en que se veían tomas áreas del fuerte entonces había que ir agregando todo eso. Algunas multiplicaciones de guerreros, filmadas contra croma. Ahora no eran batallas masivas, podríamos haber puesto diez mil personas pero no era lo necesario. No era la realidad.

¿Cuál es para ti el valor de los VFX para el mercado audiovisual en nuestro país?

Hay distintos tipos, hay efectos visuales que son en sí el atractivo de un producto. En el caso de “Star Wars”, “El Señor de los Anillos”, “Transformers”, la gente va a ver efectos, ver secuencias increíbles o cosas que no pueden ocurrir. En ese mundo la gente va a ver eso. Es en sí un atractivo, como podría ser tener un actor top en el reparto. Pero, también, hay efectos más discretos y que no se notan, esos creo yo que son los más difíciles. Tú estás viendo la película y no te das cuenta que lo que estás viendo efectivamente es muy falso. En “El Lobo de Wallstreet” hay toda una escena de una fiesta en una piscina, eso nunca lo grabaron ahí, se grabó en un estudio. Está llena de efectos esa película, pero parece que estuviera todo grabado en locación. El valor que tú le puedes dar es que en el fondo vas a poder realizar algo que de otra manera no se puede realizar, por ejemplo, una película en Santiago en 1850, la manera más clásica es buscar los lugares que se acomoden y resolver con arte pero, si quieres hacer un gran plano general de eso, no tienes presupuesto para vaciar Santiago. Bueno, con los efectos visuales sí lo puedes hacer, eso es realizar cosas que antes no se podían. O hacer que una cámara vuele por un túnel y salga por una ventana, esas son cosas que ahora ya se pueden hacer. La verdad es que los mismos directores son los que deben traer la idea y decir, “Esto es lo que quiero hacer”, no al revés. Yo no me leo un guion y les digo, “Oye pongamos una secuencia nueva que tenga efectos”. Lo que generalmente ocurre es que uno lee el guión, lo analiza y se conversa con el director, se discute cómo se pueden hacer ciertas cosas, incluso modificar el guión no en su esencia, sino sumar. Por ejemplo “¿podemos hacer un gran plano generalde Santiago? Sí, se puede. ¿Puede pasar un avión volando? Sí, puede. ”.

Mirando hacia dentro del crecimiento cada vez más prometedor de esta actividad, en la búsqueda de una industria nacional de VFX ¿Cuál es el panorama en términos del desarrollo de capital humano?

El tema es que nuestra actividad está partiendo. Hay mucha gente haciendo efectos, todo el mundo sabe usar el after effects, los programas están ahí a la mano, los computadores, todo está, pero lo que falta es oficio. Esto, en el sentido de que para transformarse uno en experto, eso toma mucho tiempo, experiencia, entonces tenemos poco de eso, poca formación. Son pocos los maestros porque somos pocos los que estamos en esto y vamos aprendiendo sobre la marcha. Falta capital humano. Porque todos dicen que son operadores Nuke, pero a la hora que tú dices, “Ya, tenemos que hacer un matchmove y hay que integrar esto”, se espantan y no pueden hacerlo. Falta esa parte, las escuelas de cine y de audiovisual no lo tienen, nadie enseña Nuke en Chile hasta donde yo sé. Además, es complejo porque en el momento que alguien publica un libro, ese libro ya queda obsoleto. También, como la industria está partiendo y los presupuestos son bajos por el tipo de mercado nuestro, es complejo montar un estudio de VFX que se pueda pagar. Falta entender, por otro lado, el rol de un director o supervisor de efectos, yo siento que aquí lo que se quiere es que una sola persona haga todo lo que implica el VFX, y ojalá hayan pocos post productores. Los productores y directores me dicen que ven cada vez más post productores y yo les digo “bueno, cada vez hay más post producción, la post parte desde la cámara ahora, desde que se filma.” Lo que pasa en ese sentido, es que la gran mayoría de los post productores que sabemos hacer efectos nos falta la experiencia de trabajar en proyectos largos, donde estás contando una historia, donde hay un mundo imaginario. Por ejemplo, en Game of thrones, el tipo que hizo los matte paint en la última temporada decía que cuando hizo el diseño de los cerros se imagina la historia de cada uno. “Este cerro tiene diez mil años de antigüedad y por aquí cayó una avalancha, por eso tiene ese risco, y por aquí cayó un rayo…” Por eso cada uno tenía la forma que tenía, no llegó y puso un cerro porque lo encontró bonito. Todo ese universo de montañas que construyó tenía una historia detrás, había un porqué. Me imagino que el director de arte cuando viste a una persona de una manera tiene una razón. Ahí está el oficio, te das cuenta que esas cosas empiezan a importar. Ya tienes solucionado el tema de saber recortar, o de si va a quedar bien o no, el tema es “¿Porqué siento que no funciona esto?”, bueno, porque quizá ese cerro nunca debió estar ahí y nos parece raro, la naturaleza no lo habría puesto ahí.